La dieta de la fertilidad: ¿Lo que como puede ayudarme a quedarme embarazada?

Raquel Martín Actualidad, Blog Foodinthebox, Nutrición y salud Deja tu comentario

Ayúdanos a difundirlo!
QUÉ COMER PARA AUMENTAR LA FERTILIDAD

Cuando decides quedarte embarazada, tanto en pareja como sola, surgen muchas dudas sobre si tienes que cambiar de hábitos para conseguirlo. Nada es obligatorio, pero es verdad que determinados aspectos influyen mucho en la concepción, en el embarazo y en la salud de tus futuros hijos; desde tu exposición a tóxicos (contaminación, pesticidas, conservantes, edulcorantes, plásticos), hasta tu grado de sedentarismo, tabaquismo, obesidad y tipo de alimentación.

El bajopeso y sobrepeso perjudican. En la mujer afecta en la ovulación y en el desarrollo del feto, además el sobrepeso puede aumentar las probabilidades de sufrir diabetes gestacional. En el caso del hombre, el exceso de grasa disminuye la movilidad y calidad de los espermatozoides, es decir, lo hace más complicado para que lleguen a la diana.

Sin embargo, puede ser que te encuentres en normopeso y no estés en la mejor situación para concebir, porque tu sistema hormonal o reproductor no funcione correctamente lo cual parece estar relacionado con la falta de determinados nutrientes en la dieta. Todo lo que comes y no comes, influye en tu organismo, a nivel celular y hormonal, en la ovulación, en la calidad espermática en el caso del hombre, en la fecundación, así como en el desarrollo del feto.

ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA FERTILIDAD Y EL EMBARAZO:

Ácidos grasos omega-3 de pescados como el salmón y la trucha salvajes que estimulan la ovulación y formación de espermatozoides.

Vitamina A: participa en la formación de hormonas sexuales, se encuentra en lácteos enteros, huevos e hígado. O su forma precursora, betacaroteno o provitamina A, presente en frutas rojas y naranjas (zanahoria, boniatos, calabaza, albaricoque, verduras ) y verduras de hoja verde.

Vitamina C (kiwi, pimientos, tomate, cítricos, brócoli), mejoran la calidad y cantidad del esperma y aporta antioxidantes que neutralizan los radicales libres.

Ácido fólico: es de los más importantes para la fertilidad y embarazo. Se trata de una vitamina del grupo B presente en verduras de hoja verde como espinacas, legumbres, repollo, espárragos, aguacates.

Vitamina D: se puede obtener de lácteos, huevos y pescado graso, aunque la fuente principal es la luz del sol. Parece ser que mejora la calidad del endometrio para la implantación del óvulo.

Vitamina E: en los frutos secos, huevos, espinacas, arroz. Regula el sistema hormonal y reproductor tanto en hombres como en mujeres.

Zinc: en el yogur, la carne, las ostras y las semillas. Mantiene los niveles de estrógenos y progesterona para que el sistema reproductor esté en pleno funcionamiento.

Selenio: en la carne, el salmón, sardinas, mariscos y frutos secos. Favorecen los niveles de testosterona en el hombre y la calidad y cantidad espermática.

Yodo (pescados, mariscos, algas) y hierro (carnes, espinacas, semillas, legumbres) y calcio.

QUÉ MÁS HACER PARA AUMENTAR LAS PROBABILIDADES:

Mantente bien hidratada, con agua, zumos de verduras, infusiones o té verde rico en antioxidantes para combatir los radicales libres también.

Evita alimentos procesados con sales y azúcares añadidos además de otros conservantes, colorantes, etc, que no ayudan nada en la situación. Es decir, nuggets de pollo, croquetas congeladas, bollos, cookies, nutella… mejor fuera (no solo por la fertilidad también por tu salud).

Huye de los pescados ricos en mercurio ya que puede provocar abortos espontáneos o partos prematuros, los que mayores niveles tienen son los de aguas profundas (atún, pez espada, mero). Evita también los pescados de piscifactoría.

Evita las grasas trans, esto no significa eliminar todas las grasas, más bien al contrario, pero siempre que sean grasas saludables. Aquí es preferible, por ejemplo, los lácteos de leche entera a los lácteos dietéticos desnatados.

Cocina sin quemar los alimentos, usa métodos menos agresivos que las frituras o la barbacoa, como hervir o hacer al vapor. ¡Y hasta descubriréis sabores nuevos!

Y ya para estar en el punto ideal, algo de ejercicio vendría muy bien, te ayudará a mantener tu peso, a reducir el estrés y a estar más fuerte física y mentalmente.

Como nada funciona de manera aislada, no servirá de mucho que te tomes suplementos de todos estos nutrientes y sigas comiendo cookies. O que sigas estas pautas un día y creas que va a funcionar, es más, los expertos dicen que los cambios en la dieta empiezan a surtir efecto a partir del tercer mes.

Como conclusión come lo más variado, completo, ecológico y natural posible, evita los tóxicos de todo tipo (alimentación, ambiente, tabaco, alcohol) y busca mantener un estado mental y emocional relajado.

LO QUE MÁS AYUDA

LO QUE MENOS AYUDA
Frutas cítricas

Espinacas

Salmón, ostras

Hígado, huevos

Yogur y quesos de leche entera y ecológica

Y… ¡mucho amor!

Atún, mero, emperador

Tabaco

Alcohol

Tóxicos

Estrés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *